Fichas de plantas (no cactus)
               


15.5.11

Ausencia de floración


Cuando una planta no florece, por lo general las causas más frecuentes son el exceso de agua y/o el calor.

Ante este caso el ejemplar necesitará un cambio de lugar; pero sobre todo, pasar una temporada con temperaturas frescas y menos agua, justo antes de la floración.

La floración es la culminación del desarrollo de una planta, su momento de máxima madurez. Pero sólo es capaz de llega a esta fase cuando se satisfacen todas sus necesidades de luz, temperatura, agua y alimento.

Cuando algo falla la floración es lo primero que se resiente, de ahí que sea frecuente que a algunas plantas de interior les cueste florecer en el ambiente artificial que se crea entre cuatro paredes.

Si una planta no da flores no hay duda, no está en el lugar que le corresponde, por lo que la primera medida que hay que tomar es cambiar la planta de lugar; pero se trata de una solución a largo plazo, porque lo más probable es que, una vez corregida su posición, haya que esperar hasta la próxima etapa de floración para que llegue a dar flores.

Otras muchas veces las plantas no florecen por causas naturales, por una simple cuestión de edad: la Azalea y el Anturio entre otras muchas, necesitan madurar antes de producir flores.

También es el caso de la Alegría, sólo da flores cuando la planta es una tupida masa de tallos. Hay otros motivos, como no respetar un periodo de reposo tras la floración, como la Hortensia que necesita de temperaturas bajas para que lleguen a formarse las flores de la próxima temporada.

Puede ocurrir que las plantas produzcan botones de flor que caen antes de abrirse, la causa más probable se puede encontrar entre la falta de luz, de humedad o de riego.

Hay que cumplir sus necesidades de sol o de sombra; cuando una planta que necesita mucho sol se mantiene en sombra, lo normal es que produzca muchas hojas, pero una pobre floración.

Demasiada agua puede favorecer el desarrollo del follaje en detrimento de las flores; las plantas necesitan un poco más de agua si están en una cesta colgante o en una maceta muy pequeña.

Resulta oportuno eliminar las flores marchitas de forma regular, esto favorece la floración y su duración, sin excepciones. Además, evita la aparición de plagas y enfermedades porque las flores marchitas desprenden un aroma que las atrae.

La mayoría de plantas florecen cada estación, pero hay excepciones. Las Bromeliáceas dan flor una sola vez y luego mueren; al mismo tiempo echan nuevos brotes, generalmente en su base, que también florecerán con el tiempo. Eso sí, son mucho más duraderas, alguna puede durar perfecta un par de meses o más.

A la hora de decantarse por el tipo de fertilizante a usar hay que saber que: el nitrógeno favorece el crecimiento de la planta y el vigor de sus hojas.

El fósforo y el potasio estimulan la floración y la intensidad de color de las flores.

En el mercado podemos encontrar prácticamente un abono para cada flor, estos abonos están formulados para cubrir las exigencias de cada tipo de planta y su misión es estimular la floración.

Así podemos localizar abonos específicos para: Geranios - Rosales - Hortensias - Orquídeas - Bromelias -

Hay que decir que muchas plantas de flor que se cultivan en una terraza poco o nada soleada será difícil que florezcan o lo harán de manera pobre, esto sucede por ejemplo con la Osteospermum, la Gazania o la Margarita maritima.









1 comentario:

Montse dijo...

Un artículo excelente, Carmen ¡no podías haberlo explicado mejor!

Besitos, guapa.