Plantas bulbosas
Clasificación plantas
Plantas suculentas
Lista de entradas
Plagas comunes


Fichas de plantas (no cactus)



14.10.11

Plantas en tiempo de reposo



El crecimiento seguido por el descanso seguido por el crecimiento es el ritmo normal de muchas plantas.

En sus ambientes naturales, los períodos de crecimiento y descanso están controlados por los cambios climáticos, especialmente por la temperatura o las horas de luz del día.

Cuando el invierno se acerca, las plantas originarias de regiones templadas empiezan a ralentizar su crecimiento preparándose para un largo descanso. Las plantas caducas pierden sus hojas, signo evidente de que se están preparando para el invierno.

Como las plantas perennes conservan sus hojas, su periodo de descanso es menos evidente, pero el caso es que su crecimiento activo cesa por las temperaturas más bajas y la falta de luz.

Mientras descansan se mantienen prácticamente sin actividad hasta que, con la primavera, los días son de nuevo más calurosos y con más luz y el crecimiento se reanuda.

Sin embargo, si las temperaturas no caen en el otoño este modelo de comportamiento se desbarata; en las estancias de interior calientes, las plantas responden con un continuo crecimiento.

Pero en los días más cortos y más oscuros no pueden elaborar bastante alimento para soportar el crecimiento y, el resultado inevitable lleva a originar una planta débil, desparramada, triste y con poca viveza.

Las plantas de las zonas subtropicales y tropicales están acostumbradas al calor durante todo el año y crecen virtualmente todo el tiempo.

Lo correcto es que las plantas que en la naturaleza gozan de un periodo de descanso prolongado, se le permita tenerlo fuera de su hábitat.

Para la mayoría de plantas de follaje se debe aplicar el principio de no estimularlas a crecer durante los meses en que las noches son más largas que el día.

Las plantas de interior cesarán su crecimiento activo si la temperatura cae por debajo de los 13ºC
Una planta dará signos de despertar de su especie de letargo invernal empezando por aparecer hojas y vástagos nuevos.

Tan pronto como ocurra esto hay que empezar a regar en dosis algo mayores, pero sin que sean demasiado frecuentes o abono alguno hasta que no esté en pleno crecimiento.

Estas normas son válidas para una gran generalidad de plantas, menos para las especies cuya actividad fundamental se ajusta al periodo frío del año.

En el periodo que nos encontramos es necesario realizar el último abonado de la temporada en las plantas que aún se encuentran activas y que a partir de este mes de octubre se toman un descanso hasta la llegada de la estación primaveral.

En la mayoría de plantas en fase de reposo hay que regarlas cuando la tierra esté apenas húmeda, sin embargo, no debe faltarles nunca humedad ambiental, máxime si se encuentran cerca de una fuente de calor.

Ahora es momento de limpiar las plantas de interior eliminando las hojas o tallos que estén dañados, recortar las pequeñas zonas secas de las hojas, lavar con un trozo de algodón empapado en agua tibia las plantas con hojas lisas y grandes.



2 comentarios:

▼▲ Mostrar / Ocultar comentarios

Blog Widget by LinkWithin